PROTEGE TU MUNDOLAS ORGONITAS PROTEGEN TU SALUD DE LA RADIACIÓN EMITIDA POR CELULARES, ANTENAS, WIFI, MICROONDAS Y MÁS!!!

¿Cuál es la verdadera historia de las Orgonitas?

¿Cuál es la verdadera historia de las Orgonitas?
¿Cuál es la verdadera historia de las Orgonitas?

 

¿Cuál es la verdadera historia de las Orgonitas? Se ha escrito y dicho mucho sobre ellas. ¿Pero qué hay de cierto en todo lo que circula por internet? Aquí te lo contamos!

 

En internet circulan diversas versiones sobre la verdadera historia de las Orgonitas. Hoy pretendemos aclarar parte de la información que se brinda en la red.

Las Orgonitas son dispositivos generadores de Orgón positivo (denominado POR). Actúan fundamentalmente como filtros absorviendo, ordenando, limpiando y potenciando la energía presente en nuestra casa o en nuestra ciudad, transformando las ondas electromagnéticas negativas y caóticas (denominadas POR), en energía vital y ordenada, en perfecta armonía con la naturaleza, proporcionando de esta manera efectos reparadores en el organismo.

Es importante aclarar que las Orgonitas no dependen de otra fuente de energía y su duración es ilimitada (siempre y cuando estén bien diseñadas). No necesitan ser recargadas. Por otra parte las Orgonitas accionan sobre una gran cantidad de radiaciones electromagnéticas de distinta longitud de onda, como la de los celulares, el wifi o los microondas.

Verdadera historia de las Orgonitas

En la década de 1930 el doctor Wilhelm Reich, discipulo de Freud, fue capaz de comprender la existencia de una energía etérica a la cual llamó orgón utilizando un Medidor de Geiger.

Reich, comenzó a experimentar con distintas capas de fibra de vidrio y fibras metálicas para diseñar un campo etérico medible de considerables dimensiones. De esta manera creó lo que se conoce como Acumulador de Orgón. Reich descubrió que acumulando la energía, ésta influía muy positivamente en la salud física y psicológica de las personas.

Reich estableció que esta energía existe de forma natural bajo diferentes formas:

  • Positiva= POR
  • Negativa= DOR
  • Neutral= OR
  • Orgón Positivo: “Energía ordenada”
  • Orgón Negativo: “Energía caótica”

El Orgón Positivo lo podemos ubicar en ambientes sanos, como en los campos vírgenes, los bosques, las selvas, las montañas, océanos, lagos y ríos o en las propias nubes (siempre y cuando no se hayan establecido industrias ni hayan recibido algún tipo de radiación o contaminación electromagnética).

De acuerdo a los estudios de Reich, la energía Orgón es libre de masa y fluye a través de cada organismo como fuerza vital. Esa energía se caracteriza por movimiento, pulsación, radiación y superimposición. Cuando el orgón es estable y está en equilibrio, es completamente saludable y se le llama Orgón Positivo (POR/Positive Orgon).

Mientras tanto, cuando surge la presencia de radiación y contaminates, el ambiente acumula Orgón Negativo (DOR), donde se degenera la vida y la enfermedad comienza a cobrar mayor fuerza. De alguna manera todo empieza a morir a mayor velocidad que si existiera Orgón Positivo.

Reich comenzó a extender sus investigaciones a zonas donde la contaminación y radiación deterioraban la presencia vital. Intentó aplicar sus experimentos de Orgón Positivo cerca de centrales nucleares, térmicas, estaciones de telefonía y torres de alta tensión.

El discipulo de Freud pudo detectar que el Orgón Positivo era capaz  de trasformar la energía negativa y caótica, en energía positiva y ordenada.

Sin embargo Reich no fue el creador de las Orgonitas. Fue el que concibió la idea de la energía Orgón y de la necesidad de neutralizar y transmutar la energía negativa de la radiación y contaminación electromagnética.

Lamentablemente el gobierno de Estados Unidos destrozó sus acumuladores de Orgón y quemó públicamente seis toneladas de sus libros, enviando además a Reich a la cárcel, donde falleció curiosamente poco antes de cumplir su condena.

Pero la historia de las Orgonitas tenía nuevos protagonistas.

 

Don y Carol Croft y la historia de las Orgonitas:

Don y Carol Croft continuaron a principios de este siglo las investigaciones de Reich, siendo de alguna manera los creadores de las Orgonitas.

Reich comprendió la energía orgón y descubrió cómo el metal y la madera acumulaban dicha energía. Sin embargo Don y Carol Croft agregaron un nuevo elemento transmutador: el cuarzo.

Ellos comprendieron que el cuarzo cumple una función vital a la hora de transmutar la energía orgón negativa en energía orgón positiva.

Los Croft aportaron entonces la inclusión de cristales de cuarzo al sistema concebido por Reich, con lo que el cristal queda polarizado y  crea un campo energético potente a su alrededor. Este campo impide por polaridad la entrada del orgón negativo o Dor, por lo que se convierte en una auténtica fábrica de trasformación de energía dañina y caótica en energía altamente positiva, ordenada y sana.

Don y Carol Croft dieron un paso hacia adelante a las investigaciones de Reich, construyendo un verdadero generador de orgón positivo,  mezclando resina con metal y añadiendo cuarzo y gemas en su interior.

Este dispositivo es a lo que se le llama Orgonita (Orgonite). Es importante marcar que para que las orgonitas cumplan su verdadera función de generar orgón positivo, deben estar compuestas de mitad metal, mitad resina y cuarzo en su interior.

Si están bien diseñadas las Orgonitas son capaces de recoger DOR (orgón negativo) de la atmósfera y transmutarlo a POR (orgón positivo), reparando nuestra salud y ordenando la energía de nuestro ambiente.

¿Y vos ya tenés la tuya?

2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *