PROTEGE TU MUNDOLAS ORGONITAS PROTEGEN TU SALUD DE LA RADIACIÓN EMITIDA POR CELULARES, ANTENAS, WIFI, MICROONDAS Y MÁS!!!

Un orgullo que nos mata: el WIFI produce cáncer

Un orgullo que nos mata: el Wifi produce cáncer
Un orgullo que nos mata: el Wifi produce cáncer

 

Los distintos gobiernos en Uruguay y la gran mayoría de los parlamentarios y ediles montevideanos, sienten orgullo por la extensión de las conexiones WiFi. Pero lamentablemente no prestaron atención a los grandes peligros que representa: el WiFi produce cáncer.

 

El gobierno uruguayo, liderado por Tabaré Vázquez, ha ampliado la conexión inalámbrica a colegios, escuelas, plazas públicas, hospitales y a diversos espacios de las distintas ciudades, en colaboración también con las autoridades departamentales, desconociendo las medidas de varios países europeos que optan por prevenir lo que afirman varios estudios: el WiFi produce cáncer.

Para el presidente Vázquez, el Plan Ceibal, es un orgullo, y la extensión del WiFi a escuelas y plazas públicas, también lo es.

Sin embargo, tenemos que empezar a comprender que las conexiones inalámbricas no son saludables y dañan en el mediano y largo plazo a nuestra salud. Diversas evidencias constatan que el WiFi produce cáncer, o mejor dicho, el uso indiscriminado de las conexiones inalámbricas aumentan el riesgo de padecer cáncer cerebral en casi un 40 %.

En el año 2011, la Agencia Internacional de la OMS para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), clasificó la radiación de radiofrecuencia, como la que emite el WiFi, en la categoría 2B, es decir: “posible carcinógeno humano”.  Sin embargo, un estudio realizado en Suecia, liderado por el Profesor de Oncología Lennart Hardell, del Hospital Universitario de Orebro, considera que la radiación de baja frecuencia debe ser catalogada en el  “Grupo 1, carcinógeno humano”, colocándolo en la misma categoría que el tabaco.

Si bien la Organización Mundial de la Salud no la subió de categoría, llama la atención que nuestro gobierno se preocupe por la lucha anti tabaco mientras aumenta las conexiones WiFi en todo el país. En Francia, por ejemplo, retiraron las conexiones inalámbricas en las escuelas y bibliotecas públicas. Es decir, solamente se puede acceder a internet mediante cable, no a través del WiFi. Lo mismo ocurre en varios países de Europa, además de Francia (como Suecia y Austria), que ven el daño a la salud que provoca la conexión inalámbrica.

Si bien el debate está instalado y la OMS no reconoce pruebas concluyentes que aseguren que el WiFi produce cáncer, es curioso que nuestro presidente, que es oncólogo, no tome medidas preventivas como las que se llevan a cabo en Europa para reducir nuestra exposición a las conexiones inalámbricas.

En Francia, por ejemplo, se prohibió el uso del WiFi en las escuelas públicas ya que el grosor del cráneo de los niños y adolescentes es menor que el de los adultos, lo que lleva a una exposición mayor de la radiación de baja frecuencia o también denominada no ionizante.

Fernando Pérez, vicepresidente de la Fundación para la Salud Geoambiental de España, afirma que los chicos de la casa son los más vulnerables, junto a las embarazadas, personas mayores y enfermos. En ese sentido asegura que «todos los estudios epidemiológicos han demostrado efectos reales de las radiaciones en la salud y el desarrollo de los niños», cuando se exponen a conexiones inalámbricas.

Los routers WiFi emiten un máximo de 100mW, lo cual en primera instancia parece ser inofensivo, pero podría suponer un riesgo para lo población infantil, ya que sus cerebros y sus sistema nervioso se encuentran en pleno desarrollo. Recordemos que en el corto plazo el Wifi podría ser inocuo, ¿pero qué ocurre con la exposición prolongada (por años) a esa radiación?

Mientras tanto en Uruguay, se embandera con orgullo el Plan Ceibal y el WiFi en las escuelas y plazas públicas, bien a contramano de lo que ocurre en países preocupados por la salud de sus habitantes.

En Montevideo ya existen 200 puntos con internet WIFI gratuito, y en el interior del país unos 100 puntos más. Solamente en la última semana de febrero de este año se contabilizaron unas 90.000 conexiones WIFI en esos 300 puntos desparramados por todo el territorio nacional.

Recientemente ANTEL ha establecido que las nuevas líneas telefónicas se transmitan por fibra óptica, lo que nos obliga a mantener encendido el router y por lo tanto la conexión inalámbrica.

Diversos expertos en radiación de baja frecuencia recomiendan apagar la conexión wifi en las noches y además afirman la necesidad de no instalar los routers en los dormitorios de los más pequeños.

En definitiva, en Uruguay se habla con orgullo del Plan Ceibal, del Plan Ibirapitá, del WiFi en las escuelas y plazas públicas, del acceso gratuito al WiFI en las zonas turísticas, de la velocidad de internet, pero nos olvidamos de que es muy probable, como lo señalan diversos estudios, que el wifi produce cáncer cuando su uso se vuelve prolongado.

Nos gustaría que desde el gobierno se tomaran las precauciones necesarias para proteger nuestra salud y bienestar. La calidad de vida de muchos uruguayos depende de ello.

 

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *